Si odias el cilantro, no estás solo…

Si odias el cilantro, no estás sólo… Y, además, podrás celebrarlo: el 24 de febrero se conmemora el Día Internacional del Odio al Cilantro. Desde 2013, un grupo nacido en Facebook con el nombre de ‘I hate coriander’ (Odio el Cilantro) está fomentando que se formalice esta fecha como día internacional. No está muy claro […]

Cenar en una iglesia… por primera vez en 400 años

Valencia, esta Valencia de los 18, se ha especializado en recuperar edificios viejos para hacer, a partir de allí, lo nuevo. El ejemplo más reciente, bien flamante, es el de Convent Carmen. La reconversión con porvenir del antiguo convento de San José, a pie de barrio del Carmen, un lugar que cambió su uso conventual, que tras quedar en barbecho ha renacido… ¡y cómo ha renacido!.

Las cinco tipos de entradas diferentes al llegar a un restaurante

Cuando conoces un restaurante quizá el efecto de llegar a él limita la capacidad de sorpresa. Pero cuando -uncovercity mediante, claro- recaes en un lugar que todavía no conocías, del que ignorabas su alcance, el primer efecto, la primera sensación resulta determinante. El efecto wow elevado al cubo. Por eso mismo queríamos adentrarnos en las sensaciones de la primera impresión.

Vamos a discernir entre cinco tipologías distintas de restaurantes según su entrada. Entra, entra…

Javier Andrés y La Sucursal: Gastronomía sobre el mar

La familia de los Andrés, emblema de la Valencia gastronómica, nació en el Grao, cerca del mar. Fue alejándose, tejiendo un grupo que vertebraba la ciudad. Desde hace unos meses han redondeado su desembarco en La Marina con su nuevo restaurante La Sucursal, una apuesta muy seria que mira al Mediterráneo sin filtro. Allí, cara a cara con el litoral, planean un cambio de época.

La cena está servida… y no sabéis dónde

Vayamos por partes, uncovercity no es darle una, o varias vueltas a – salir a cenar – sin más. Nos tiramos a la piscina en algo tan sencillo [sic] como es eliminar el destino de lo obvio, lo frecuente, lo planificado… que es entrar por la puerta de un restaurante que desde hace semanas, días o horas sabíais cuál era. Lo de siempre.