primeras guias michelin y repsol
primeras guias michelin y repsol

Diferencias entre la Guía Michelín y la Guía Repsol

En este post queremos aclararos parte del misterio que rodea a las estrellas y soles más deseados de la restauración mundial y española. Las diferencias entre la Guía Michelín y la Guía Repsol existen. Algunas son muy evidentes (alcance internacional de la primera y únicamente español en la segunda) y otras no tanto.

Comparten el sistema de puntuación mediante inspectores y la gradación de sus reconocimientos (de 1 a 3 estrellas Michelín y de 1 a 3 soles Repsol). Y los mapas, referencias geográficas de itinerarios y los automóviles son inicialmente su razón de ser, pues ambas compañías son del sector y se concibieron como guías de viaje.

Imágenes de los primeros ejemplares de la Guía Michelín (1900) y Guía Repsol, inicialmente Campsa (1979)

Pero vayamos al principio de los tiempos… el nacimiento de la Guía Michelín

Guía Michelín es de procedencia francesa y nace como tal en el año 1900, si bien no comienza a incluir información sobre restaurantes hasta 1920. A partir de 1926 es cuando se adopta el sistema de otorgar estrellas a estos establecimientos y durante los 5 siguientes años no varía. Es en 1931 cuando se opta por definir el sistema actual de galardones con 1, 2 o 3 estrellas. La versión española de este manual de referencia es de esa época.

El equipo de la guía francesa cuenta en la actualidad con unos 50 inspectores para toda Europa. Todos son profesionales de la restauración. En España y Portugal este trabajo de análisis lo realizan 9 inspectores, si bien para que un restaurante reciba la 2ª o 3ª estrella es necesario que haya sido inspeccionado por un profesional de un tercer país.

Existe un gran misterio sobre cuantas visitas se realizan a cada establecimiento por los inspectores de la Guía Michelín, si bien existen algunas informaciones que indican que todos los restaurantes son visitados al menos una vez. En la mayoría de los casos son más de una. En alguna de las últimas ediciones se ha filtrado que se llegaron a hacer ocho inspecciones a un restaurante para darle la tercera estrella.

Cada año, cada inspector come unas 250 veces en restaurantes y se aloja alrededor de 150 noches en hoteles.

Imagen de los cocineros con nuevas estrellas Michelín en la edición 2022

Sobre los criterios de asignación de estrellas y soles

Pese a su mayor trayectoria y alcance mundial, el manual de Michelín en su edición 2022 premió a un total de 262 restaurantes, mientras que la española Repsol alcanzó los 681 establecimientos. La diferencia es notable.

Lo cual indica que los niveles de exigencia son bastante diferentes. Aparentemente más exigentes en la Michelín y mucho más laxos en la Repsol, aunque siempre hay discusiones al respecto, pues un restaurante puede tener 1 estrella Michelín y ningún sol (hay varios casos, al menos en España). Y al contrario, se da el caso de establecimientos con uno o dos soles que no tienen ninguna estrella. Y esas no son las únicas diferencias entre la Guía Michelín y la Guía Repsol, pero sí las más llamativas.

En 2022, la guía francesa otorgó en España sus 3 estrellas a 11 locales. Otros 40 recibieron las dos estrellas, y 211 una única estrella. El país del mundo con más establecimientos con el máximo galardón de esta guía es Japón con 12 (si bien solo en Tokio existen más de 400 con una estrella).

La versión española, Guía Repsol (inicialmente Campsa), desde 1979

La historia de la Guía Repsol es mucho más reciente y, es obvio, nació a rebufo del éxito del manual francés. Realmente fue editada por primera vez, en 1979, por parte de Campsa bajo el nombre de ‘La guía del viajero’. Desde el principio se concedían méritos en forma de soles, de uno a cuatro entonces. No tenía inspectores y ese trabajo se supone que lo realizaba ‘La Cofradía de la Buena Mesa’, institución gastronómica española de renombre y ligada directamente a la Academia Española de Gastronomía.

Posteriormente, con la fusión de Campsa en Repsol, la guía se mantiene como línea de producto para la multinacional. Se llamará entonces ‘Guía Repsol’ y establecerá su baremo de méritos y distinciones en uno, dos y tres soles.

Actualmente el cuerpo de inspectores lo integran 53 personas, profesionales de distintos ámbitos que no se dedican en exclusiva a la inspección de restaurantes (es otra de las principales diferencias entre la Guía Michelín y la Guía Repsol).

Imagen de los últimos galardonados con 3 soles Repsol en 2021

Criterios comunes de valoración entre las dos guías

Desde sus inicios, en ambos casos, y esta es una cuestión que se ha fijado como base de criterio en ambas guías, se establecen tres categorías de distinciones. Lo que no hay que dejar de relacionar con que las dos publicaciones son originalmente guías de viaje:

– Restaurantes en los que merece la pena pararse

– Restaurantes por los que merece la pena desviarse

– Restaurantes a los que merece la pena viajar

Además, la guía Repsol incluye matizaciones y apreciaciones sobre la calidad del servicio y la atención al cliente, algo que la Michelín no identifica claramente. Si bien es obvio que lo tiene en cuenta, porque todos los restaurantes con su estrella ‘brillan’ precisamente por la combinación de calidad gastronómica y buen servicio.

Podríamos entrar a analizar las correspondencias entre galardones, estrellas y soles, que recibe un mismo restaurante, pero eso sería material para un nuevo post. Baste decir que la guía Michelín es bastante más restrictiva en la concesión de sus 3 estrellas, al menos en España (11 establecimientos por los 42 que tienen 3 soles Repsol), y que sus inspecciones son menos ‘públicas o transparentes’ al gran público.

Pero también es cierto que el equipo de Repsol comunicó que el año pasado galardonó a 681 restaurantes pero sus inspectores sólo realizaron unas 400 visitas. Lo cual podría levantar dudas de su exhaustividad en las puntuaciones de no ser porque… fue el año del estallido de la pandemia del Covid-19.

No todo son estrellas y soles

También conviene mencionar que no todo son estrellas y soles en lo que a calificaciones se refiere. En ambos casos las guías elaboran también un escalafón inferior de ‘menciones’ o ‘recomendados’ que premian a restaurantes que están empezando a sonar en sus respectivas ciudades y se distinguen por mostrar ya un cierto ‘nivel’.

Ya en 1957 desde la Guía Michelín decidieron recompensar a aquellos establecimientos destacados por su gran calidad y precio moderado, que sin ser merecedores de sus estrellas, sí era dignos de su recomendación. Los denominó ‘bib gourmand’ y comparten espacio en sus guías con los ‘estrellados’ con más renombre.

Y más recientemente, Repsol fue un paso más adelante y a principios de 2021 se inventó sus nuevos ‘soletes’ para recomendar otros tipos de establecimientos. Aquí se incluyen bares, chiringuitos, cafeterías o incluso churrerías, entre otros, que para la guía son sitios con encanto que merecen una oportunidad.

Distintivos visuales de los reconocimientos Bib Gourmand de Michelín y Soletes de Repsol

Esperamos haber despejado parte de vuestras dudas sobre las diferencias entre la Guía Michelín y la Guía Repsol y haber arrojado algo de luz sobre sus objetivos y valor en el ámbito de la restauración.

Visita regularmente nuestro blog para conocer estas y otras interesantes historias y anécdotas sobre hostelería y restauración. En Uncovercity materializamos esos deseos vuestros de probar y sorprenderos con la comida como protagonista en nuestras experiencias gastronómicas sorpresa. Tanto para disfrutar con los tuyos como para regalarlas (¡Somos el regalo estrella de estas Navidades¡)